En este blog se muestran los atardeceres más bonitos y las puestas de sol más relajantes que he encontrado en los paraisos que todavía existen en La Tierra.

Atardecer en una playa con palmeras


Las puestas de sol cuando el cielo se tiñe de rojo son espectaculares, pero cuando el cielo, con nubes, toma tonalidades de violetas suaves, de malvas o rosados, y esa mezcla de colores se refleja en la orilla de un mar en calma, el espectáculo es irrepetible.

Según pasan los minutos, la luz se va oscureciendo y los tonos se van apagando. La brisa deja de mecer a las palmeras. La playa se queda desierta, y lo único que se escucha es el rumor, cada vez más lejano de las olas que se retiran de la orilla.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar